Un ejercicio interesante en lo tocante a lectura, es echar un segundo vistazo a algunas obras que dejaron huella en nuestra memoria. De esa manera recordamos las sensaciones que nos produjeron y, casi con toda probabilidad, provocaran otras diferentes.

Porque se me ocurre que en gran medida, somos lo que leemos o lo que hemos leído. Siempre recordaré un libro que nadie conoce cuando lo menciono, llamado “Volcán”.

Fue mi lectura de verano siendo adolescente, cuando el calor apretaba en Madrid (yo soy de las que piensa que antes las tardes de julio y agosto eran más calurosas que ahora). Su huella en mí fue incuestionable. Descubrí la apasionante profesión que es la Arqueología y, aunque por avatares de la vida no pude dedicarme a ella, siempre ha estado presente en mí.

Hoy quiero dedicar tiempo a hablar de Naguib Mahfuz, el gran escritor egipcio que fue Premio Nobel de Literatura en 1988.

Nació en El Cairo en 1911. Residió en Al-Gamaliyya, barrio histórico de la ciudad dónde había nacido y a la que convirtió casi en un universo. Escribió treinta y tres novelas, varios cuentos e hizo colaboraciones con la prensa.

Novelas de Naguib Mahfuz
Novelas de Naguib Mahfuz

Sus primeros títulos fueron “La batalla de Tebas” y “Caprichos del destino“, aunque el éxito y reconocimiento le llegaron con sus novelas realistas “Jan Al-Jalili” y “El callejón de los milagros“.

Es considerado el padre de la prosa árabe y en 1972 recibió el premio Nacional de las Letras Egipcias.

No permaneció indiferente a la política ni a la religión, pero supo compaginar la razón y sus idearios valiéndose de su carácter socarrón y burlón. La persecución de grupos radicales lo obligó a encerrarse en su casa los últimos años de su vida sufriendo en una ocasión un atentado del que, afortunadamente, salió ileso.

Murió en 2006, a los 94 años, de una muerte que podría considerarse accidental, dejándonos un extenso y maravilloso legado.

Os dejo las sinopsis de las novelas que atesoro en mi librería:

“El callejón de los milagros”

Hamida ambiciona casarse con un rico comerciante, el barbero Abbas estaría dispuesto a todo por ella, Kirsha siente inclinación por los muchachos, y la viuda Afifi busca un joven que caliente su cama. Todos viven en pleno centro de El Cairo, y comparten su tiempo mientras la miseria convive en silencio con el amor y la desdicha.

“La batalla de Tebas”

En la Batalla de Tebas, N. Mahfuz narra una historia en la que se cruzan la humillación del oprimido, la prepotencia del invasor. la sed de venganza, el anhelo de libertad y el amor apasionado. Tras una terrible revuelta del pueblo egipcio contra el invasor, Sekenenre (legítimo emperador egipcio, pero con el cargo de gobernador a merced de Apofis, rey de los hicsos), muere y su familia se ve obligada a huir a Nubia. Diez años después, Ahmose el joven nieto de Sekenenre logra obtener un salvoconducto de entrada libre en Egipto expedido por el propio Apofis, que lo tiene por un rico comerciante, sin sospechar siquiera que su propósito es reclutar un ejército que luche contra los hicsos.

“Las noches de las mil y una noches”

«Después de la oración del alba, mientras nubes de oscuridad se enfrentaban a una ráfaga de enérgica luz, se convocó al visir Dandán a presentarse ante el sultán Shahriyar. Su aplomo se disipó y en su pecho palpitó su corazón de padre. Mientras se vestía balbuceó: “Ahora se cumplirá el destino, tu destino, Sherezade”.»

Tras mil y una noches de cuentos y misterios, Sherezade logra romper la maldición que pesa sobre el sultán. Por fin Shahriyar parece haber cambiado, por fin sus ansias de sangre y venganza han desaparecido. Tras tomar como esposa a Sherezade, como prueba de su arrepentimiento, el sultán pone fin al reinado de terror en el que su pueblo está inmerso dando paso a una nueva era de paz y justicia. Pero pronto la armonía que, perezosa, discurre desde el palacio hasta los muros de la ciudadela parece quebrarse entre sus súbditos. Cuatro genios, representación del bien y del mal, alteran el equilibrio del reino tentando a sus ciudadanos con diferentes ardides. Los hombres, cegados por la belleza, el ansia de riqueza, el poder o la corrupción, pronto se convertirán en simples títeres de la parodia que los genios les obligan a vivir.

Una maravillosa historia de magia en un tiempo inexistente, donde el reconocido y admirado premio Nobel de literatura Naguib Mahfuz pretende, a través de la fantasía, reflejar los problemas de una sociedad que bien pudiera ser un reflejo del Cairo actual.

“RHADOPIS, la cortesana

En el sensual y embriagador Egipto de la Antigüedad, el jovencísimo faraón Mernaré II, recién instalado en el poder junto a su hermana la reina Nitocris es subyugado fatalmente por el misterio del amor. La hábil cortesana Rhadopis, de enigmática belleza, cae también en la pasión por quien es su señor pero se le entrega mansamente cada anochecer. Sin embargo, la poderosa casa sacerdotal, celosa guardiana de sus prerrogativas y de las tradiciones de los templos sagrados, se conjura para apartar del trono al faraón que prefiere antepone su insaciable sed de poder, su tenaz orgullo y su deseo a los intereses del Estado. Rhadopis es una hermosa y sencilla alegoría protagonizada por la generosidad y la perfidia, la fatalidad y la ambición de poder, la belleza y las fuerzas ciegas que se oponen a la voluntad de los individuos.


¡No puedo dejar sin decir que estuve a punto de conocerlo! Él tenía un día a la semana para recibir a los amigos o a los amigos de los amigos, y yo era uno de los segundos. No sé por qué pero tengo grabado en la memoria que era el miércoles, tal vez equivocadamente. Pues bien, todo estaba listo para verlo en aquella ocasión en la que me encontraba en El Cairo pero, a última hora, desgraciadamente nos avisaron de que se había puesto enfermo y no podría atendernos. Aquel día no recibió a nadie, yo regresé a Madrid y poco tiempo después fallecía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s