Despedida del 2020

¡#2020!

No acierto a despedirte con un sentimiento que no esté impregnado de cierta amargura. Cuando el día 31 de Diciembre de 2019, levantando la copa de champagne nos deseamos Feliz Año Nuevo, nunca pensé que podrían esperarnos unos meses semejantes.

El caso es que creo que me puse algo rojo, como siempre, hice ademán de entrar con el pie derecho o ¿fue el izquierdo? ¡Tal vez confundí la extremidad que debía adelantar!

Echo la vista atrás y, a pesar del cansancio que me has ocasionado y del miedo que me has hecho sentir por las personas que quiero, considero que no he tenido mala suerte después de todo.

He trabajado mucho, he sacado un poco adelante alguno de mis proyectos, me he sentido útil. He aprendido, sí aprendido, cuales son las cosas verdaderamente importantes.

También te digo, ¡tengo algunas arrugas más, algunas tonterías menos! ¡Bien valen unas por otras!

El día 31 de este último mes, volveré a ponerme algo rojo, a adelantar el pie izquierdo, esta vez, por si fue esa la equivocación y levantaré la copa de champagne para desearos a todos ¡FELIZ AÑO NUEVO! 🥂

Y 2021, ¡CONFÍO EN TI!