En 2020 se cumplió el centenario de la muerte del pintor, denominado por algunos “el pintor de las mil caras”. Debido a la estrecha vinculación que mantuvo siempre con París, ciudad en la que murió a los 35 años de edad después de una intensa vida, Francia prepara una exposición conmemorativa.

Las fechas propuestas para tan interesante evento son las comprendidas entre el 19 de febrero y el 19 de septiembre de 2021, en el museo de Villeneuve D’ascq, en  la ciudad de Lille, en el Norte del país. Sin embargo, su realización estará seguramente sujeta a las circunstancias sanitarias del momento.

Esta exposición muestra una peculiaridad que la convierte en especialmente atractiva. Se trata del empleo, sobre un conjunto de obras del artista, de métodos de investigación científica propuestos por LaM (Lille Métropole Musée d’art moderne, d’art contemporain et d’art brut) y copilotados con el Centro de Investigación y Restauración de los Museos de Francia.

Gracias a un scanner robótico de rayos X, se pueden descubrir los elementos dibujados debajo de algunos de los cuadros, allí dónde Amedeus Modigliani nos escondió  detalles de su proceso creativo.

Los rayos X permiten descubrir muchos secretos: rostros de mujer, trazos originales, pintados o grabados debajo de los cuadros que actualmente podemos contemplar.

¿Pero quién fue Amedeus Modigliani?

El pintor de los rostros alargados, ovalados, nació en Livorno en 1884 y murió en París en 1920. Es uno de los grandes genios, indiscutible, del siglo XX, cuya vida y figura han sido objeto de controversia por parte de los historiadores del arte que han ligado su vida personal a su obra.

Sin ningún objeto de duda, a pesar de esas críticas, la obra del genial pintor  es de una originalidad y personalidad que la hacen reconocible a primera vista.

Padeció pleuresía, fiebres tifoideas, enfermedades que tuvo de niño y a las que algunos han achacado el origen de su vocación artística.

A los dieciocho años comienza su formación, primero en Florencia, después en Venecia. Era un joven de extraordinaria vitalidad, con sus propias ideas sobre el arte, sólo compartidas en pequeños círculos, con sus amigos a los que dibujó en muchas ocasiones.

En 1906 se trasladó a París, que en aquellos momentos salía del Impresionismo para abrazar a pintores como Toulouse –Lautrec, Van Gogh o Gauguin. Éste se puede considerar uno de los momentos más importantes en la vida del pintor: su encuentro con la ciudad soñada.

Otro de ellos fue conocer a Brancusi, el artista que influyó notablemente en su pintura y conocer a Jeanne Hébuterne. Su contacto con la escultura cerca de Carrara, hizo que naciera en él un amor profundo por esta manifestación artística que no abandonó nunca. Antes de esculpir dibujaba, pintaba en acuarela, óleo para probar.

A pesar de esa obsesión por la escultura y debido a las dificultades de espacio, carestía de la piedra y demás, pintó más que esculpió.

En 1916 conoció a Jeanne que sería su compañera y madre de su hija. Las enfermedades que padeció durante toda su vida, le causaron la muerte  en 1920.

Su obra está llena de elegante sensibilidad, sus rostros inmóviles, las cabezas ladeadas, la eliminación de parte de los cuerpos representados, hacen que su obra sea inconfundible, y por no haber creado escuela, puede decirse que Modigliani ha sido un artista único.

Algunos de sus cuadros más conocidos son: Cabeza de muchacha (Louise), Pinchus Krémègne, Desnudo tendido, Jeanne Hébuterne, Mujer joven con flequillo,…

Su individualidad, con la formación que la avalaba, los colores de su paleta, el perfil de sus trazos, lo llevaron a la cima del arte moderno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s